Datos personales

Mi foto

El mejor templo es donde habita una mente libre,abierta y sabia que ha reconocido perfectamente la grandeza de su espíritu. Sin limites para actuar pero con la suficiente altura y mesura para valorar e interactuar con sus semejantes. Bienvenidos a mi mundo.


domingo, 3 de noviembre de 2013

LA SOLEDAD

LA SOLEDAD

La soledad me permite saber quién soy, sólo después puedo tener una verdadera relación.

Se puede interpretar la soledad de dos maneras: estar solo o sentirse solo.

Estar solo es un hecho común para todos. No siempre estamos acompañados. Esta experiencia de soledad se puede disfrutar mucho y suele ser muy constructiva.

Las soledad es un buen lugar para encontrarse, pero uno muy malo para quedarse.

La soledad es el momento para estar activos y no estar pasivos e improductivos.

La soledad no solo es ausencia de compañía, Sentirse solos es diferente, porque uno se puede sentir solo también en compañía.

El sentimiento de soledad está relacionado con el aislamiento, la noción de no formar parte de algo, la idea de no estar incluido en ningún proyecto (ni sumar, ni restar para alguien) y entender que a nadie le importamos lo suficiente como para pertenecer a su mundo.

El sentimiento de no pertenencia nos lleva a la depresión, cuando además nos sentimos culpables de nuestra propia soledad.

Es una ilusión creer estar acompañado porque en realidad la mayoría está sola.

No muchos saben lo que es una verdadera relación y crean vínculos que no lo son.

Sólo una persona madura puede tener una relación verdadera, porque se ha liberado de las dependencias.

La madurez es la capacidad de vivir la vida sin muletas ocasionales, es aprender a hacerse cargo de los propios problemas, reflexionando antes de actuar y haciéndose responsable de las consecuencias de las acciones, sin proyectar los errores en los demás.

La relación no implica tener a alguien para eventualmente apoyarse, sino por el contrario significa interesarse por el otro y comprenderlo tratando de olvidarse de uno mismo.

La dependencia crea vínculos dependientes con personas omnipotentes, intentando recrear la simbiosis madre-hijo, y ese tipo de relación patológica, que tiene carácter sadomasoquista, está destinada siempre al fracaso.

Recién cuando nos liberamos de las dependencias y nos olvidamos de nosotros mismos aprendemos a vivir, a no tener miedo y a ser libres, accediendo a la posibilidad de una verdadera relación.

Si no hay desarrollo personal tampoco puede haber una relación duradera, porque el estancamiento produce aburrimiento.

La intención vale más que el hecho en si mismo, porque no se trata de resultados sino de orientarse hacia el camino de la propia senda.

Es la oportunidad que nos permite vernos y evaluar si realmente somos como queremos ser y si estamos haciendo lo que deseamos hacer; y si esa imagen no estuviera de acuerdo con nuestras expectativas, es el momento de preguntarnos, que es lo que estamos haciendo ahora para lograrlo.

Transitar el propio camino es lo más importante y el principal propósito de nuestra vida y todo el universo conspirará para lograrlo.

La soledad solo es aconsejable para balances espirituales y filtrar lo que nos sobra.

LA SOLEDAD Y EL AMOR

La soledad es un espacio del tiempo otorgado por tu espiritualidad para hacernos reencontrar con nuestro interior, con nuestra esencia que no es más que nobleza y amor. La soledad es un destello de luz en la oscuridad si la sabemos aprovechar. Amate, valórate a ti mismo. Si los demás no lo hacen, no te preocupes, ni compliques con reclamos y sin sabores, tampoco te aconsejo compañías improductivas para subsanar tu soledad… las solución es sencilla, busca las palabras sabias de tu silencio quien dice que eres grande y maravillosa, merecedora de todo el amor de mundo, solo mira tu interior.

Si son pocas las palabras de amor que recibes pues debes darte tu espacio y búscalas en lo profundo de tu espíritu. Puede ser que quizás no has sido una gran persona y tu pago conlleva a tu soledad, quien viene a ti para hacerte reaccionar; o quizás has amado tanto que nunca has notado la respuesta de quien esperas que te ame y debes de hacer un alto para analizar qué es lo que quieres de los demás para tu vida, que pretenden Ellos de ti. Tal vez tu no seas lo que ellos buscan para si mismos… y entiéndelo!!! como algo normal (no todos somos monedita de oro para gustar a muchos). Pues créeme que es hora de hacerte a un lado para que ellos sigan y te busques a ti misma. 


Porque entre muchas respuestas necias, encontraras que lo quieren de ti, es compañía pero no amor (una amiga especial); o los más triste seria encontrar que te deseen pero no te amen... es ahí, en ese preciso instante, donde debes buscar tu soledad la mejor compañía para encontrarte a ti misma; para que el amor y el valor, parta de ti y sea para ti. Para que una vez en la vida sientas las dulces palabras que tanto deseas de otros y que tampoco tu nunca has dicho para ti misma y las puedas sentir hoy:

“ Yo me amo” …” y tengo la fortaleza suficiente de salir adelante sola”… “tengo la confianza y la plena seguridad que este momento será breve en compañía de mi soledad, es el momento ideal para encontrar a alguien que me ame realmente o simplemente darle la oportunidad a ese que me ha amado pero nunca me ha valorado; para que el recapacite sobre su amor, permitirle que me valore luchando por mí, libremente sin reparos y egoísmos, sin prejuicios. Solo con el amor desinteresado, simplemente deseando que me sentiré maravillosamente bien porque reconoce en mi el valor de una gran persona y dándome su amor con confianza, sin miedos, libremente”.

Para eso sirve la soledad para reencontrar lo que en algún momento se disipó por la rutina y los miedos o se simplemente se dejo de dar. La soledad, Es el tiempo suficiente para reconocer tu valor y que los demás lo reconozcan en ti. Amate a ti misma, nunca mendigues amor porque eres automáticamente merecedora de el, y mientras lo encuentras vívelo en tu interior junto a tu digna soledad.

Bendiciones,



Fuentes: Apartes de: Psicología en la guía 2000

1 comentario:

Gracias por tu comentario